Yo te digo...

¿Qué te voy a decir? Que me puse a probar este diseño porque me gustaron los colores. Que la pizza que se ve en la foto estaba buenísima. Y que vamos a ver cómo funciona esto del bloggeo...

Ciberderechos

Jeff Jarvis es un profesor de periodismo en la Univesidad de Nueva York, que escribiendo para un diario inglés, analizó el enfrentamiento de Google con el gobierno chino, llegando a la conclusión que en internet no se necesita gobierno sino… LIBERTAD. Se salió con esta declaración de derechos en defensa de esa libertad, que me parece sumamente compartible:


Declaración de Derechos Cibernéticos.

I. Tenemos derecho a conectarnos.
Este es un preámbulo y una condición previa a la primer enmienda americana: antes de que podamos hablar debemos poder conectarnos. Hillary Clinton define la libertad de conectarse como “la idea de que los gobiernos no deberían impedir a la gente de conectarse a internet, a sitios web o entre sí.” Éste es el principio que también conduce a la neutralidad de la red.

II. Tenemos derecho a expresarnos.
Nadie puede recortar nuestro derecho de expresión. Reconocemos los límites de este derecho, pero estos deben de ser definidos tan estrictamente como sea posible, para que no nos encontremos a operar bajo el mínimo común denominador de la ofensa. La libertad es nuestra opción por defecto.

III. Tenemos derecho a expresarnos en nuestros idiomas.
El dominio del inglés en internet se ha debilitado a medida que más idiomas y alfabetos se incorporan a la red, lo que debemos celebrar. Pero Ethan Zuckerman sugiere que en nuestra internet políglota, deberíamos construir puentes a través de los idiomas. Queremos expresarnos en nuestros idiomas pero también comunicar con los otros.

IV. Tenemos derecho a reunirnos.
En la Declaración de Derechos americana, el derecho a reunirse está enumerado separadamente del derecho de expresión. Internet nos permite organizarnos sin organizaciones y colaborar y esto amenaza los regímenes represivos tanto como el derecho de expresión.

V. Tenemos derecho a actuar.
Estos primeros artículos son una amenaza: Nos conectamos para expresarnos y nos expresamos para reunirnos y nos reunimos para actuar y así es como cambiaremos el mundo, no sólo para presentar problemas sino para crear los medios para solucionarlos. Esto es lo que amenaza las instituciones que nos querrían detener.

VI. Tenemos derecho a controlar nuestros datos.
Deberías tener acceso a los datos que te competen. Y lo que es tuyo es tuyo. Queremos que internet funcione sobre el principio de portabilidad, de modo que tu información y creaciones no sean prisioneras de un servicio o de un gobierno y que tú mantengas el control. Pero date cuenta que cuando el control se le da a uno, se le quita a otro; en esos detalles merodean los demonios. Este principio habla entonces de los derechos de autor y sus leyes, que establecen las definiciones y límites del control o creación. Este principio también cuestiona si la sabiduría de la muchedumbre pertenece a ésta.

VII. Tenemos derecho a nuestra propia identidad.
Esto no es tan simple como un nombre. Nuestra identidad en la red está formada por nuestros nombres, direcciones, temas, creaciones, acciones, conexiones. Nótese también que en regímenes opresivos. mantener el anonimato - escondiendo la propia identidad - es una necesidad; entonces el anonimato, con todos sus defectos y riesgos de excesos debe también ser garantizado en la red para proteger al disidente y al denunciante. Téngase en cuenta finalmente que estos dos artículos - control de nuestros datos e identidades - forman el derecho a la privacidad, que es al fin y al cabo un problema de control.

VIII. Lo que es público es un bien público.
Internet es pública; de hecho, es un lugar público (más bien que un medio). En el apuro por proteger la privacidad, debemos tener cuidado con los peligros de restringir la definición de público. Lo que es público es propiedad del público. Hacer privado o secreto algo que es público sirve a la corrupción y tiranía.

IX. Internet debe construirse y funcionar abiertamente.
Internet debe seguir siendo construida y operada con estándares abiertos. Ninguna empresa o gobierno debe apoderarse de ella o controlarla. No debe ser tasada con impuestos. El carácter abierto de internet es el que le da su libertad. Esta libertad es lo que define internet.

  1. yotedigo posted this
comentarios
comentarios del blog ofrecidos por Disqus
Theme by tchristensen